Realizan protesta frente a su casa luego de recibir una carta recomendando pagar rentas y evitar problemas

Robert Rodríguez (I) junto a su esposa María antes de recibir el veredicto de la corte. / foto: suministrada.

Robert Rodríguez (I) junto a su esposa María antes de recibir el veredicto de la corte. / foto: suministrada.

 

 

 

 

 

POR: JACQUELINE GARCÍA

Docenas de inquilinos que se encuentran hoy en ‘huelga de renta’ indican haber recibido como balde de agua fría una carta de parte de la oficina de su concejal, Mitch O’Farrell, recomendando que paguen su renta y eviten problemas.

En la misiva enviada por correo electrónico a los inquilinos de tres edificios de la avenida Burlington, en el centro de Los Ángeles, la oficina del concejal O’Farrell explica que el incremento del alquiler se decidió tras más de una década de no aumentar la renta en los edificios 131, 143 y 171 S. Burlington.

Unos 80 apartamentos dejaron de pagar renta desde marzo en protesta por el incremento excesivo que recibieron a principios de año.

“Aquellos inquilinos interesados en alojarse en los Apartamentos Burlington deben comunicarse directamente con el administrador de la propiedad y pagar el alquiler por los pagos perdidos”, pide la carta enviada la semana pasada y firmada por Juan Antonio Fregoso, representante de campo de la oficina del concejal O’Farrell.

“[La dueña Lisa Ehrlich] no quiere ver a las personas desalojadas y quiere continuar alquilando a los residentes en huelga pero que sí va a haber aumento de renta”, agrega.

Los residentes dicen furiosos que es una “hipocresía” de parte del concejal ponerse del lado de una millonaria en lugar de su comunidad. Por esta razón decidieron enfrentarlo la noche de ayer en la comodidad de su hogar.

Con pancartas en mano, los activistas llegaron hasta el hogar de O’Farrell, en Glassell Park, para mostrar su repudio por la acción tomada.

“Después de tan solo una junta [con Ehrlich] salió a favor de ella cuando sabe bien que se debe hacer un proceso y escuchar ambos lados para poder tomar una decisión”, dijo Trinidad Ruiz, activista del Sindicato de Inquilinos de Los Ángeles (LATU).

Comienzan los desalojos

Hasta el momento seis demandas de inquilinos han sido ganadas en corte, se han perdido tres y ha habido un desalojo, agregó Ruiz.

“A una familia de cuatro [que perdieron su caso en corte] los desalojaron la semana pasada y en menos de 12 horas tomaron sus cosas y se las llevaron a almacenamiento”, indicó la activista.

En un comunicado, FML la compañía supervisora del edificio dijo: “Lamentamos tener que tomar esta medida, pero el inquilino de esta unidad no pagó el alquiler durante siete meses y nos obligaron a ir a la corte para obtener una orden para que el inquilino fuera removido mediante el debido proceso de la ley luego de que el jurado dictaminara a nuestro favor”.

Mientras tanto Robert Rodríguez, otro inquilino que perdió su caso el 20 de junio dijo estar preocupado por su futuro y el de su esposa.

“Los del jurado dijeron que no creían lo que dijimos y perdimos. Ahora estamos esperando a que venga el Sheriff”, dijo el hombre de 82 años.

Rodríguez, quien es jubilado y sobrevive con su cheque del seguro social, dijo que ya intentó buscar apartamento pero que “es demasiado caro y no puden pagar”.

Contó que hace poco más de un año cuando llegaron al edificio pagaban $950 dólares al mes por un apartamento de una recamara y que a inicios de 2018 les aumentó a $1,040. Fue por ello que decidieron formar parte de los inquilinos en huelga de renta.

 

La lucha continúa

Los inquilinos, organizadores de LATU, los Socialistas Democráticos de América, Los Ángeles (DSA-LA) y otros activistas decidieron enfrentar al concejal para pedirle que apoye a los inquilinos y su lucha.

“Queremos que este a favor del control de renta y apoye a su comunidad”, dijo Ruiz.

Por su parte, Arielle Sallai, portavoz de DSA dijo que los intereses de O’Farrell están con los millonarios. “Le encanta que estos vecindarios se aburguesen y se vuelvan ‘modernos’, a pesar de que eso incluye el desplazamiento masivo de comunidades latinoamericanas de bajos ingresos”.

Los activistas acusan a O’Farrell de ponerse del lado de los propietarios porque le conviene.

Un análisis reciente de LATU mostró que los intereses inmobiliarios representaron un 31% de las donaciones en la primera presentación oficial de O’Farrell para su campaña de 2017, y más del 80% de estas donaciones fueron la cantidad máxima legal.

Los donantes incluyen la Asociación de Apartamentos del Gran Los Ángeles, la Asociación de Agentes Inmobiliarios de California y el desarrollador multimillonario Rick Caruso.

“El mandato de Mitch no termina hasta el 2022. O cambia su tono hacia los inquilinos o lidiará con nosotros durante los próximos cuatro años”, dijo Jed Parriott, miembro de DSA.

Hasta el momento no hay respuesta por parte del concejal O’Farrell.

Tags:

Comments are closed.